Newsletter subscribe

Destacados, Ecuador

EL FUTURO DE LA CONSTRUCCIÓN COMBINA LA TECNOLOGÍA DE PUNTA Y LA TRADICIÓN MILENARIA

Posted: 12 February, 2019 at 9:01 am   /   by   /   comments (0)
Contraloría General Noticias

En los próximos años la industria de la construcción ya no será la misma. Desde mediados del siglo XX, se están gestando importantes innovaciones y cambios en la concepción de procesos constructivos y nuevos materiales. Es así que este cambio va de la mano con avances en nanotecnología, biomímesis e incluso una revisión histórica de materiales ‘olvidados’ por la sociedad.

“Nuestro país ha sufrido retrasos históricos de 50 a 100 años en los procesos de construcción. Es momento que llevemos la discusión a las Facultades de Ingeniería Civil para debatir sobre qué nos espera en el futuro”, comenta Carlos Ávila, Decano de la Facultad de Ciencias, Ingeniería y Construcción de la UTE.

Al observar las estructuras modernas (viviendas, puentes, edificaciones) la gran mayoría están hechas de concreto frágil y acero. Estos materiales, si bien han tenido procesos de cambio, son los mismos que permitieron la expansión cuantitativa de las ciudades modernas durante la Revolución Industrial desde el siglo IXX. Sin embargo, académicos, expertos e inventores alrededor del mundo están cuestionando y proponiendo nuevas aproximaciones de construcción.

Como explica Ávila estos cambios profundos de la “filosofía” relacionada a qué y cómo construir una estructura se han guiado en dos ejes de investigación. La primera es un esfuerzo por recuperar y replantear el uso de materiales ‘ancestrales’, que en los procesos de modernidad fueron desplazados.

En el Laboratorio Nacional Berkeley de la Universidad de California, un equipo de expertos internacionales investigó las propiedades químicas y estructurales del hormigón romano. En contraste con el uso actual del cemento (Portland), los romanos utilizaron una mezcla de piedra caliza volcánica que reacciona químicamente para generar uniones muchos más resistentes. El hecho que las estructuras del extinto imperio sigan en pie 2.000 años más tarde es una muestra de su eficacia.

“En el caso ecuatoriano, una opción interesante que debemos tomar en cuenta es el uso del barro. Sin duda las casas del Centro Histórico nos demuestran que con un adecuado diseño estructural pueden perdurar en el tiempo y ser estéticamente atractivas”, agrega el académico.

El bambú, la madera y fibras vegetales son otros materiales que pueden ser incorporados en la construcción e incluso reemplazar los actuales. La madera y el bambú poseen características sismo- resistentes, como también un mejor confort térmico y eficiencia energética.

De igual manera existe otro eje de investigación que apunta a la innovación y es más cercano a la ‘ciencia ficción’. Uno de ellos es el uso de pinturas fotocatalíticas o cementos termocrómicos, un revestimiento inteligente que cambia de color en función de la temperatura del exterior; con el objetivo de repercutir directamente en la temperatura del interior de la vivienda.

Otro es el hormigón autorreprabale. Esta composición posee micro cápsulas que se rompen y reparan cuando se produce una fisura interna. El uso de calor o agua es necesario para que procesos químicos e incluso biológicos interactúen para generar la unión.

Ávila comenta que en Ecuador la discusión sobre implementar estos materiales ni siquiera se ha generado pero en otros países ya se están utilizando. “Incluso desde la carrera debemos ir más lejos ya que vemos un futuro en el uso de la inteligencia artificial como una herramienta real para la toma de decisiones de los ingenieros civiles”, agrega.

Con la aplicación de tecnologías inteligentes las decisiones de los ingenieros civiles del futuro serán más certeras para las condiciones sísmicas, térmicas y ambientales del lugar.

“El futuro es fascinante y a nuestros estudiantes en la UTE debemos formarlos con una filosofía nueva, apoyada en la multidisciplinariedad y conjugar fuerzas para solucionar problemas de la sociedad y mejorar el estilo de vida de las personas”, concluye.

Los materiales de construcción del futuro son solo uno de los cambios que se aproxima para esta industria, cambios que traerán consigo una necesidad de profesionales innovadores aptos para repensar la Ingeniería Civil.

Contraloría General Noticias