Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Destacados, Ecuador, Mundo, Negocios y Emprendimiento

Vientos de cambio en el comercio mundial

Posted: 1 diciembre, 2016 a las 11:23 am   /   by   /   comments (0)

Noviembre 2016.- Hace pocos meses se firmaba el Acuerdo Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) que pretendía crear una zona de libre comercio que abarque a 800 millones de personas y países que representaban el 40% del PIB. Uno de los principales promotores del TPP fue Estados Unidos, sin embargo, ya desde la campaña electoral los candidatos presidenciales de dicho país manifestaron, unos con más firmeza que otros, su desacuerdo con el tratado. El 9 de noviembre en la madrugada se conoció que el Presidente n° 45 de los Estados Unidos era el republicano Donald Trump, quien ha dejado totalmente claro que Estados Unidos no entrará a formar parte del TPP.

La política comercial estadounidense daría un giro, inclusive entrando en renegociaciones de tratados vigentes como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), que abarca México, Estados Unidos y Canadá. Entonces, nuestro principal socio comercial ya no apunta al libre comercio internacional como una herramienta de desarrollo. Estados Unidos también es un actor relevante en la Organización Mundial del Comercio (OMC), organismo que está promoviendo la intensificación de negociaciones en agricultura con la expectativa de lograr algún avance en el tema de subsidios agrícolas, otro tema de gran importancia en la política interna estadounidense.

El contexto internacional cambia sin duda, pero al margen de los vientos políticos tanto en Ecuador como en Estados Unidos, el comercio internacional se da entre empresas, a no ser que algún inversionista esté pensando en liquidar su negocio, lo que corresponde es planificar las actividades del mismo para los próximos años. Lógicamente se presentan inquietudes para el sector privado respecto a la planificación que puedan realizar si las condiciones externas pueden aún variar mucho.

En este punto, un tema a considerar es que el plan en sí mismo no es lo esencial, sino el objetivo; planteados los objetivos de la empresa habrá que hacer la planificación, considerando el peor escenario posible de entre los que se presentan.

Este artículo no pretende ser un estudio extensivo respecto a la nueva realidad para el comercio mundial, sino dar algunas ideas en torno a algunos escenarios posibles:

En los hechos, tenemos un Gobierno estadounidense que será más proclive a medidas de tono proteccionista respecto a su industria local, no habría muchas opciones de próximos acuerdos comerciales y más bien se podrían revisar los actuales. El Sistema General de Preferencias vence dentro de 13 meses, dicho sistema es una concesión unilateral de Estados Unidos, aunque no hay un pronunciamiento del Presidente electo de dicho país, de sus recientes declaraciones bien se podría concluir que existen muy pocas posibilidades de contar otra vez con la renovación del sistema.

Ecuador firmó un acuerdo comercial con la Unión Europea y se encuentra negociando con Corea del Sur, adicionalmente se ha anunciado que se continuará con el plan de negociaciones trazado

cuando nació el Ministerio de Comercio Exterior en 2013 incluyendo a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA por sus siglas en inglés) en el calendario.

Ecuador mantiene básicamente acuerdos comerciales vigentes en el marco de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), no cabe contar a Irán con quien tenemos un comercio marginal, cuyos montos fácilmente se pierden en el margen de error de cualquier cálculo del comercio exterior del Ecuador. Nuestro país está cerca de un proceso electoral que, si bien parecía una mera formalidad para el relevo del actual Presidente a favor del candidato oficialista, en las últimas semanas parece haber un tanto más de competencia entre los candidatos inscritos.

Con estos hechos, un escenario probable es que la actual línea política del Gobierno de Ecuador continúe manteniendo mecanismos que limiten las importaciones; que el precio del petróleo no suba; que el dólar, aunque no suba, mantenga una cotización elevada y que los subsidios gubernamentales no se concreten a tiempo. Del lado de Estados Unidos la política va a apuntar a su mercado local, siendo posibles medidas o regulaciones que den apoyo a la industria y agricultura estadounidenses frente a las importaciones. Así, de lado y lado las condiciones pueden ser complicadas para los importadores y exportadores ecuatorianos; teniendo presente dicho escenario, es que se debe elaborar las estrategias para el próximo año, ya sea reducir costos para contar con un margen que permita enfrentar los costos derivados de nuevas regulaciones, buscar nuevos clientes, diversificar producción, renegociar con actuales clientes, buscar alianzas estratégicas o cualquier otra que apunte a los objetivos que la empresa se haya propuesto.

Ahora bien, si el escenario es totalmente distinto y resulta que la nueva política exterior de Estados Unidos hace que las condiciones de acceso más favorables que tienen hoy en día algunos competidores de productos ecuatorianos se igualen a las de las empresas de Ecuador; que la política comercial de nuestro país dé un giro apuntando a la búsqueda de mercados para los productos ecuatorianos; y, que entrando en vigencia el Acuerdo de Facilitación al Comercio se cumplan las previsiones de OMC en cuanto al mayor crecimiento del comercio mundial, entonces muchas de las estrategias planificadas ante el escenario más crítico podrían seguir siendo aplicables y aún tener el potencial de rendir mucho más de lo planificado.

La dirección que llevaba el comercio mundial está cambiando, no es posible predecir a ciencia cierta lo que podría ocurrir, pero las compañías que esperan continuar en los próximos años deben planificar pensando en cuál sería el peor escenario posible y de ahí en adelante sus planes se podrán ir ajustando si las condiciones resultan menos complejas. En el momento actual planificar sobre expectativas optimistas puede resultar en una receta para el desastre. No se trata de ver con pesimismo el 2017, sino por el contrario lograr la tranquilidad de que la empresa está lista para enfrentar la tormenta perfecta, si esta no ocurre: ¡genial!, pero si se da, no nos tomará desprevenidos.

Fuentes de referencia:

Office of the United States Trade Representative, USTR (2016). “the Trans-Pacific Partnership”. Recuperado de: https://ustr.gov/tpp/#text

American Chamber of Commerce of Nicaragua (2016, julio). Síntesis del Acuerdo Transpacífico. Business, pp 6-9

Fuente: Amcham

Prefectura del guayas