Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Destacados, Tecnología

Tendencias de Tecnología 2018-2019: Cómo enfrentar riesgos disruptivos potenciales de productos y servicios

Posted: 30 julio, 2018 a las 10:56 am   /   by   /   comments (0)

 

INTRODUCCIÓN

A primera vista, la industria de la tecnología parece estar teniendo un gran año.

Los cinco grandes en los EE. UU. – Alphabet, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft: han registrado impresionantes cifras de ingresos, ganancias de ganancias, y valoraciones del mercado de valores. Sus contrapartes chinas, notablemente Alibaba, Huawei y Tencent están haciendo casi lo mismo, aprovechando su liderazgo en el mercado en China para construir agresivamente cuota de mercado internacionalmente. Es fácil argumentar que el éxito que las empresas de tecnología disfrutan hoy en día está bien merecido, dado el creciente poder e importancia de los avances que la industria está desplegando: Internet de las cosas (IoT) y la informática de punta, la nube, análisis de datos avanzados, inteligencia artificial (IA) y máquina aprendizaje, y las formas prácticas en que se pueden aplicar, incluso en vehículos autónomos (AV), cadenas de suministro avanzadas, comercio electrónico, fabricación industrial, y tantos otros.

Pero los riesgos y el potencial disruptivo de la tecnología pueden, por primera vez en su historia, ser superados por la habilidad de la industria de manejarlos. Líderes gubernamentales, reguladores, medios de comunicación, clientes e incluso los inversores hacen cada vez más responsables a las empresas tecnológicas por las consecuencias involuntarias de sus productos. Esfuerzos serios están en camino para regular cuestiones de privacidad y desconfianza, por ejemplo, el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR), que rige cómo se pueden recopilar y explotar datos privados, entró en vigor en mayo de 2018. En los EE. UU., los poderosos inversores institucionales han estado presionando a las empresas a asumir una mayor responsabilidad por las consecuencias sociales de sus actividades y productos. El presidente de BlackRock, Larry Fink, en la edición de enero de 2018 de su carta anual a los CEOs, sugirió que, si las compañías quieren el soporte continuo de BlackRock, deben considerar cuestiones tales como el lento crecimiento de los salarios, el cambio climático, y la automatización, así como el crecimiento y la rentabilidad, como parte de sus estrategias.

La consultora de inversores Jana se está asociando con el Sistema de Jubilación de Maestros del Estado de California para lanzar un fondo de inversión que recompensa a las empresas que actúan responsablemente. Su campaña inicial proponía que Apple

ayude a luchar contra la adicción al teléfono entre los niños. Puede ser un presagio de un cambio más amplio que, con el anuncio a mediados de 2018 de la llegada de la herramienta Screen Time, Apple está abordando directamente las preocupaciones planteadas por esta campaña.

Es como si se hubiera pedido a toda la industria que madurara de inmediato. Puede darse cuenta de su pleno potencial de mercado solo al reconocer los riesgos que sus productos y servicios presentan a la industria y al mundo en el que operan Puede prosperar solo ofreciendo soluciones, ya sea arraigadas en la tecnología o no, para administrar y limitar esos riesgos, mientras siguen habilitando las conexiones y oportunidades que las personas han obtenido de sus dispositivos.

GESTIONANDO LA RUPTURA TECNOLÓGICA

Las prácticas de gestión de riesgos de muchas empresas no están a la altura de la tarea de enfrentar estos desafíos. Actualmente, los principales líderes de esta industria (como lo indica nuestra encuesta anual de CEOs de todo el mundo) están menos preocupados por las amenazas externas que los líderes de los negocios en general. (La única excepción es el terrorismo, que concierne por igual a todos los CEOs). Aunque la estrategia óptima variará de una compañía a la siguiente, el marco general para gestionar la disrupción tecnológica debe incluir los siguientes seis elementos clave.

1. Aborde los problemas antes de que sean visibles para los demás. Históricamente, las compañías de tecnología se han contentado con reaccionar cuando los problemas, preocupaciones e incidentes importantes que involucran sus productos y servicios se hacen públicos. Ese enfoque ya no funciona; hoy, hay que ser proactivo. Las empresas deben considerar las posibles consecuencias de sus tecnologías a medida que las desarrollan y las llevan al mercado. Deben construir en altos niveles de seguridad y transparencia que promoverán la confianza entre sus futuros clientes y otras partes interesadas. También deben incrustar la integridad en sus modelos y prácticas de negocios: cómo llevan sus productos al mercado, cómo capturan valor, cómo tratan la propiedad intelectual, cómo contratan. De todas estas maneras, pueden anticipar y gestionar los riesgos y las consecuencias de sus tecnologías antes de que surjan problemas.

Evitar y manejar las consecuencias adversas no puede ser simplemente una cuestión de crear estrategias inteligentes de relaciones públicas para rescatar reputaciones, o incluso crear soluciones tecnológicas para problemas específicos. El mejor lugar para comenzar es en la cultura de una empresa. En muchas empresas de alta tecnología (y empresas de otras industrias, como los servicios financieros y la energía), las prácticas más riesgosas se asocian con actitudes de arrogancia y dureza que afectan a sus formas de hacer negocios. Las empresas se están dando cuenta de que es hora de cambiar. Al repensar las prácticas de contratación, prevenir el acoso sexual y reducir otras formas contenciosas y riesgosas de hacer negocios, pueden comenzar a fomentar una cultura de apertura y transparencia, alentando a las personas a hablar cuando surgen problemas y abordar esos problemas de manera justa y pública. Este tipo de proactividad en la fuerza de trabajo conduce a la proactividad en el mundo en general.

Preocupaciones expresadas por los CEO de tecnología en comparación con los CEO de todos los sectores.

Los encuestados que declararon estar “extremadamente preocupados” por las siguientes amenazas a las perspectivas de crecimiento de la organización.

2. Reflexiona y mejora con agilidad. Debido a la velocidad a la que las tecnologías digitales pueden forzar el cambio, el entorno empresarial general se mueve mucho más rápido hoy que en el pasado. En esta atmósfera, los líderes no perciben que tienen el tiempo para ser responsables, o para generar confianza y gestionar adecuadamente los riesgos. Obtienen la tecnología correcta, sienten, y las “cosas blandas”, incluidas las tareas de administrar personas y desarrollar la empresa, se encargarán de sí mismas.

El remedio no es que las compañías de tecnología reduzcan la velocidad, sino que difundan su cultura ágil y de rápido movimiento más allá del silo de I + D al mercado. Las compañías de tecnología deben aprender a adoptar perspectivas más amplias y rendir cuentas de la misma manera que han aprendido a planificar rápidamente y mejorar continuamente sus productos. Deben responder rápidamente a los problemas internos, corregir los percances y las consecuencias involuntarias de sus esfuerzos, y prestar atención más consciente al bienestar de sus empleados, clientes y otras partes interesadas

En resumen, las empresas de tecnología deben aprender a reflexionar, a la velocidad de Internet. Cuando la organización parece estar avanzando hacia riesgos éticos u operacionales, los líderes de la compañía deben estar preparados para realizar cambios rápidamente. Estos cambios podrían significar la modernización de las operaciones, el desvío de negocios, la configuración de sprints para resolver posibles problemas de reputación o incluso la reubicación de la huella geográfica de la compañía. Estas medidas

nunca deben llevarse a cabo sin antes preguntar si realmente mejorarán las cosas para los empleados, los clientes y el mundo en general. Cuando los extraños critican a la compañía, ¿qué parte de la crítica merece la pena considerar? ¿Y qué tipo de respuesta marcaría una verdadera diferencia? Por diseño, toda esta deliberación debería ocurrir con la misma conversación y colaboración intensiva que contribuye al rápido desarrollo del software.

3. Repensar los incentivos para promover la responsabilidad. La industria de la tecnología siempre ha apreciado el riesgo. Una gran cantidad de innovación tecnológica es una apuesta por su propia naturaleza, y la gran mayoría de las empresas de tecnología de inicio fracasan. Muchas compañías tecnológicas recompensan a los empleados que pueden aprender de un fracaso, incluso si también significa estar dispuestos a aplastar las prácticas convencionales o los viejos modelos comerciales.

Este enfoque ha hecho que la industria sea dinámica, pero también ha contribuido a dos consecuencias no deseadas. En primer lugar, promueve la voluntad de lanzar hardware y software que simplemente no están listos para el mercado. Abundan los ejemplos de software que no funciona según lo prometido o que contiene características ocultas perniciosas. En segundo lugar, lleva a las empresas a desarrollar culturas nocivas e hipercompetitivas, en las que la agresión se valora por sí misma.

En realidad, la alta valoración que se le da a muchas compañías tecnológicas no se deriva de que asuman riesgos o rompan convenciones. Por el contrario, se convierten en unicornios cuando los inversores reconocen el potencial de sus innovaciones: la probabilidad de que los consumidores y las empresas adopten sus productos y servicios en masa. Las empresas que desean darse cuenta de que el potencial de crecimiento no debe enfocarse en riesgos, sino en la innovación creativa a largo plazo en el contexto de mayores expectativas y necesidades.

Por ejemplo, si los ejecutivos senior de una compañía supieran que perderían sus becas de acciones si sus esfuerzos conducen a un incumplimiento medible de la confianza en su plataforma, sin duda prestarían mucha más atención al problema. Lo mismo es cierto para un equipo de innovación que lanza un producto a una población más grande, a pesar de que aún no está listo. El objetivo de los nuevos incentivos no es obstaculizar la innovación o retrasar el lanzamiento de nuevos productos, sino ser más responsables en la gestión de los riesgos.

4. Trabajar con los reguladores, no en contra de ellos. Muchas compañías de tecnología se han mantenido al margen de las preocupaciones regulatorias. Han ideado modelos comerciales, desarrollado sus ofertas y los han lanzado al mercado sin preocuparse demasiado por las consecuencias sociales, económicas o legales. De hecho, el modelo comercial a veces dependía de poder rebasar o superar las limitaciones normativas obsoletas. Como dice el refrán, era mejor pedir perdón que permiso.

Esta ya no es una forma efectiva de operar, no solo porque los reguladores son cada vez más efectivos, sino también porque a los clientes les gustan algunas limitaciones. Las restricciones evitan que se vean amenazados.

Considere la ráfaga global de actividad que rodea el desarrollo de vehículos autónomos. Comprometidos en una verdadera carrera armamentista para diseñar una fórmula ganadora, empresas de todo tipo (fabricantes de automóviles y proveedores, empresas que comparten viajes, compañías de mapeo y empresas de tecnología) trabajan por separado o unen sus fuerzas para perfeccionar las numerosas tecnologías de forma segura y confiable AV lo necesitará. Pero cuando los reguladores les dan rienda suelta para experimentar en las autopistas públicas, las barandillas metafóricas no son lo suficientemente fuertes. Se deja a las compañías de seguros y la profesión legal para tratar de resolver posibles consecuencias.

Por su parte, los reguladores han luchado consistentemente para mantenerse al tanto de los cambios tecnológicos. Cuando se retrasan, se vuelven más desesperados por manejar las consecuencias de la tecnología, y pueden implementar regulaciones y promulgar leyes que afectan seriamente la capacidad de la industria de la tecnología para innovar aún más. Esto ha sucedido antes: en los EE. UU., El decreto de consentimiento de 1956 entre el gobierno y AT & T prohíbe a las compañías telefónicas ingresar al negocio de la informática, sofocando una importante vía de crecimiento.

Las compañías de tecnología tienen la oportunidad de trabajar con los reguladores para crear los tipos de barandas que reducirán los riesgos sin restringir la innovación. Para lograr esto, los líderes más visionarios de la industria:

* Considere posibles reacciones regulatorias a cualquier acción importante. No restrinja la acción, sino intente comprender las preocupaciones legítimas de los reguladores y piense por qué existen esas preocupaciones.

* Idear soluciones potenciales para los problemas regulatorios y de reputación que una nueva tecnología pueda generar. Esto podría incluir el desarrollo de herramientas tecnológicas para ayudar en la aplicación de las reglamentaciones.

* Trabajar desde el principio con los reguladores para educarlos sobre las nuevas tecnologías y destacar los beneficios para la sociedad en general.

* Colabore con los reguladores en el desarrollo de planes regulatorios racionales y justos que tomen en cuenta el potencial de interrupción mientras aseguran un camino para la innovación y el crecimiento.

* Forme alianzas con otras empresas para trabajar junto con los reguladores. Esto permitiría escuchar una gama más amplia de conocimientos dentro de la industria, y evitar la apariencia de interés propio por parte de una sola empresa que intenta influir en el entorno regulatorio por sí misma.

5. Desarrolle estándares comunes abiertamente y en colaboración. Dado solo cuán penetrante se ha vuelto la tecnología y cuán completamente integrada esta la vida cotidiana de las personas, la industria de la tecnología debe unirse para establecer y seguir estándares comunes que van más allá de los ordenados por las leyes de la tierra Esto se aplica no solo a cuestiones técnicas arcanas, sino a cuestiones de seguridad, privacidad y la ley, también.

Dada la penetración de la tecnología y su arraigo en la vida cotidiana de las personas, la industria de la tecnología debe unirse para establecer y seguir estándares comunes que

van más allá de lo exigido por las leyes de la tierra. Esto se aplica no solo a cuestiones técnicas arcanas, sino también a cuestiones de seguridad, privacidad y la ley.

El ejemplo de vehículos autónomos es revelador. Actualmente, las empresas están probando innumerables técnicas innovadoras para superar los numerosos desafíos inherentes a la tecnología AV. Este esfuerzo no es sorprendente, considerando cuán grande es el premio que obtendrán los ganadores. Pero a medida que compiten los estándares de propiedad para sensores y automóviles conectados, la elección de un sistema sobre otro demasiado temprano corre el riesgo de sofocar ideas que podrían haber demostrado ser una mejor opción. Muchas empresas sin duda se sentirán incómodas con la idea de poner en común sus secretos comerciales y la propiedad intelectual en pos de un bien mayor. Pero las consecuencias de luchar por encima de los estándares -que llevan a sistemas de comunicaciones incompatibles de vehículo a vehículo, software de mapeo conflictivo, señalización vial confusa y cosas por el estilo- podrían ser nefastas.

6. Busque una ventaja competitiva a través de la integridad. El riesgo tecnológico ha estado con nosotros desde hace mucho tiempo. Ahora, a medida que la tecnología se integra más plenamente en las operaciones comerciales diarias y en la vida personal, de formas que la mayoría de la gente no comprende por completo, los riesgos aumentan en múltiples frentes. Y parece haber una creciente reacción contra los efectos potencialmente perniciosos de las tecnologías nuevas y más generalizadas, y las prácticas comerciales de las empresas que las desarrollan y venden.

Esta es una oportunidad para la diferenciación: para construir una marca como la empresa que no solo tiene buenas intenciones, sino que es lo suficientemente competente para realizar esas intenciones. En otras palabras, hay un valor considerable que se puede ganar simplemente posicionándose como una compañía tecnológicamente y socialmente responsable en la que se puede confiar para que haga lo correcto.

CONCLUSIÓN

Una empresa bien intencionada puede ser implacable en su enfoque hacia la calidad y el atractivo para los clientes. Esos atributos son compatibles con la confiabilidad y la transparencia, especialmente si la empresa es sincera acerca de los riesgos que podría plantear. Estas empresas pueden incorporar en sus productos y servicios los medios tecnológicos para ayudar a los clientes a reducir su propio riesgo a medida que los utilizan. Es probable que dichas tecnologías reciban una aprobación considerable, no solo de los clientes, sino también de los inversores, los reguladores y los medios de comunicación.

Para convertirse en este tipo de compañía tecnológica, puede tomar un tipo diferente de programa de transformación, fomentando el cambio cultural, un fuerte sentido de integridad y una visión holística de cómo opera la compañía. Las empresas que no pueden lograr este cambio tienen mucho que perder: menos control sobre sus tecnologías, una mayor supervisión de sus actividades y prácticas comerciales, y los límites impuestos al crecimiento. Aquellos que pueden reunir la necesaria transparencia, consideración y confiabilidad tienen mucho que ganar: una plataforma que atrae a los demás porque representa el tipo de compañía tecnológica que desean conservar.

Prefectura del guayas