Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Destacados, Mundo, Salud y Belleza

Sugerencias para manejar la ansiedad‏

La ansiedad
Posted: 19 mayo, 2016 a las 12:17 pm   /   by   /   comments (0)

La ansiedad golpea a mucha gente de muchas maneras. Se ha podido diagnosticar en muchos casos el Desorden General de Ansiedad (GAD sus siglas en inglés) o y en otros se les ha clasificado con OCD – Desorden Obsesivo Compulsivo, sin embargo aún existe un sinnúmero de casos que no han sido diagnosticados por profesionales y sin ninguna instrucción, no han podido identificar sus sentimientos de ansiedad por sí mismos.

Algunos síntomas de ansiedad ya son conocidos por la mayoría de la gente: dolor en el pecho (que se confunde mucho con la angina de pecho y gases en la parte superior del aparato digestivo o reflujo), incremento del ritmo cardiaco o arritmia, sensación de miedo o pánico y persecución, temblores y convulsiones, pensamientos repetitivos y acelerados, irritabilidad, sudoración excesiva, problemas de concentración y enfoque, entre otros miles de síntomas.

AUTOMEDICARSE: ¿Solución o problema?

El primer intento generalizado de paliar las crisis de ansiedad es buscar medicamentos de uso libre y público y, comenzar con pequeñas dosis, el problema comienza con el aumento paulatino de las dosis sugeridas; el metabolismo recibe una compensación inmediata a sus carencias y pide que se le proporcione cantidades cada vez mayores con el fin de pasar del padecimiento al placer.

Estos síntomas pueden ser controlados sin necesidad de comenzar a utilizar medicamentos, se recomienda que se realice una terapia personal, que ha sido difundida con casos de éxito en diferentes estudios médicos. En esta investigación se recomienda:

– Sentir la respiración y contar.

En este paso radica uno de los vicios más enraizados en el mundo: el tabaquismo. El ejercicio de inhalar y exhalar a bocanadas de aire por un cierto tiempo, produce una sensación de relajamiento. Si a ella se le suma la posibilidad de mantener la mente ocupada con una serie numérica o como veremos luego, con pensamientos positivos, la ansiedad tiende a disminuir abruptamente.

Si a aquel ejercicio se le elimina el cigarrillo, el paciente obtendrá resultados sorprendentes. Existen ejercicios de respiración que se hacen cada vez más populares y que pueden servir para el alivio de la ansiedad.
Inhala profundamente y exhala despacio, repite esta serie un par de veces y luego inhala profundamente y exhala rápidamente. Lo vas a disfrutar.

Las famosas técnicas de meditación ya han sido simplificadas con fines terapéuticos. Basta con sentarse en un lugar tranquilo, contar del uno al diez, cincuenta o cien, mientras se controla la aceleración de la respiración y se regresa a la calma. Se puede también sentir el ritmo respiratorio, sin pensar en ninguna cosa que le haga daño, quedarse quieto y en silencio por un tiempo, el que cada uno considere necesario. Si te gusta orar o rezar, este tiempo es muy oportuno.

La paciencia y la persistencia es el secreto para estas técnicas, se vuelve un ejercicio bastante agradable e incluso se puede llegar a direccionar los pensamientos hacia lo positivo o hacia aquello que provoca placer.

– Evitar el tabaco, el café, el té, las drogas y los estimulantes.

La cafeína, la nicotina y otras drogas vienen en diferentes productos, la soda o gaseosas, las bebidas estimulantes, el alcohol son difíciles de procesar por un hígado cargado de toxinas asociadas al estado de ansiedad. Es imprescindible evitarlas para no provocar cuadros de depresión o exaltación y arrebatamiento, pérdida de canales e incluso violencia.

– Practica el positivismo.

En lugar de pensar en los problemas que te agobian, las circunstancias y las carencias o pérdidas, intenta de a poco llenar tu mente de imágenes que te gratifiquen, pensamientos agradables que te causen placer, que te gusten, que sean diferentes. Si tú no te mimas, si tú no piensas bien de ti y para ti, nadie lo hará.
Quién sabe que una buena idea aparezca y si no soluciona tu ansiedad por lo menos la hará más llevadera.

Recompénsate con una golosina, con tu plato preferido, con cosas pequeñas: un libro, un helado, un bolso, una comida rápida; que no te produzcan gastos ni otros problemas de salud.

– Come bien, bebe bien, duerme bien.

Comida sana pero deliciosa, nunca perderse una comida, nunca saltar una comida. En estados de ansiedad, un estómago vacío provoca mayor ansiedad.

De ser posible ten nueces y almendras a mano para llenar aquellos momentos en los que desearías un snack.

Mantén agua o la bebida de tu preferencia a mano, obviamente sin alcohol u otras drogas.

Duerme, duerme bien, un mínimo de ocho horas por la noche. Si puedes hacer una dieta de 30 minutos por la tarde, date el gusto. El cansancio y el stress son la semilla de esta horrible peste llamada ansiedad.

– Sal a caminar y ejercítate.

Mientras más te muevas, mejor te sentirás. Camina, trota, corre, ejercítate en el gimnasio, nada, haz lo que más te guste. El truco es moverse todos los días. Esta es una manera de salir del problema que te causa ansiedad y enfocar tus energías a otro esfuerzo más productivo. Los ejercicios de cardio te ayudan a bombear sangre a tu cuerpo y tu cerebro y curar tu mente.