Lucky y Cratos, los héroes caninos que viajaron a México

Lucky y Cratos, (de razas Labrador Retriever y Golden Retriever, respectivamente) son los dos canes que viajaron a México y que forman parte del grupo de Búsqueda y Recate Urbano del Cuerpo de Bomberos de Quito, que la madrugada de este jueves 21 de septiembre de 2017, despegó hacia México.

Ellos también arrimarán sus patitas y olfato para colaborar en las labores de localización y extracción de sobrevivientes en las zonas afectadas por el terremoto de 7.1 grados que afectó a México.

La noche de ayer, miércoles 20 de septiembre, el Alcalde Mauricio Rodas despidió a este grupo de valientes quiteños (30 bomberos y dos canes) que colaborarán en los operativos de búsqueda y rescate.

Lucky, tiene un año nueve meses de edad, mientras que  Cratos, tiene  5 años. Ellos han sido entrenados para que desarrollen el instinto de presa y caza. Una vez potenciado este reflejo, los canes actúan a modo de juego y cuando localizan en este caso a las personas, saben que al final se van hacer acreedores a un premio. ¿En qué consiste ese premio?, por lo general son juguetes o mordedores. “En la mayoría son juguetes chillones y eso les encanta dependiendo de la personalidad del perro”, así lo señala Bryan Cevallos, Bombero de Quito.

Lucky llegó a los cuatro meses de edad al Cuerpo de Bomberos de Quito; mientras que Cratos vino tras una  donación del Cuerpo de Bomberos de El Ángel de Tulcán. Ellos forman parte de un grupo de cinco canes con los que cuenta el Cuerpo de Bomberos de la Capital, los otros tres se llaman Zeus, Titán y Cronos.

Tanto Lucky como Cratos ya son expertos en rescate. En el Caso de Cratos, él participó en la búsqueda tras el terremoto en Manabí, ayudó en la localización de varias víctimas y es un can certificado. Mientras que Lucky recibió en Durán la respectiva certificación por la Secretaría Nacional de Riesgos que lo avaló como un perro para salir a cualquier emergencia.

El trabajo específico que realizan estos canes del Cuerpo de Bomberos de Quito es localizar a personas vivas en estructuras colapsadas, en base a lo que ellos más lo tienen, su altísimo nivel de olfato.

Esta vez los dos perritos viajaron a México con sus entrenadores: el cabo David Durango y Cristian Acuña. Ellos se encargaron de llevarles su alimentación consistente en alimento seco y demás implementos.

Y en cuanto a su equipamiento cuentan con botas para proteger sus patitas; también tienen arnés y demás protectores exclusivos para sus labores. Sin embargo estos implementos se los coloca siempre y cuando no dificulte su trabajo. “A veces es preferible soltarles así no más, pero en caso de emergencias, también cuentan con sus respectivos botiquines”, señaló Brian Cevallos.

Tras su misión en México, Lucky y Cratos regresarán a Quito, donde primero serán descontaminados, luego se les administrará vitaminas líquidas para recuperarlos de su desgaste físico y mental.

Posteriormente entrarán en un proceso de recuperación. “Se les bajará la dosis de trabajo, se comenzará de nuevo a jugar con ellos, a socializarlos para que vuelvan a ser simplemente perros…. y que se distraigan de todo lo que acabaron de pasar”, señala Cevallos. Con el tiempo otra vez comenzarán a realizar su función.

Y así estos perritos forman parte importante del Cuerpo de Bomberos de Quito. ¡Suerte a los bomberos que ya están en México y también a Lucky y Cratos, dignos representantes del espíritu solidario de los quiteños!

 Fuente y foto: MDMQ

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario