Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Destacados, Ecuador

Entendiendo las fases de la emergencia después de un terremoto

Entendiendo las fases en terremoto
Posted: 20 abril, 2016 a las 12:38 pm   /   by   /   comments (0)

El terremoto al ser un desastre natural rompe con la cotidianidad de una sociedad y se implanta una sensación colectiva de que la red de seguridad e infraestructura se ha roto. Esto se verifica en el quiebre del flujo familiar, de bienes y servicios necesarios que han sido afectados gravemente y la percepción general de las personas es que la situación es crítica, la cual, se ve aumentada por la cobertura periodística que expone a los que no se encuentran directamente afectados a un trauma público.

Inmediatamente suscitado el desastre se implementará la respuesta para contener el resultado dejado por el mismo, lo que incluye: movilización de los servicios de emergencia necesarios y profesionales de primera línea que actuarán sobre la zona del terremoto, es decir: rescatistas, paramédicos, socorristas, voluntarios.

Durante las primeras 72 horas de la catástrofe empieza lo que se denomina: etapa temprana del desastre; donde los esfuerzos van encaminados a la búsqueda y rescate de las víctimas, así como a atender las necesidades primordiales de los afectados.

Durante este periodo se aplicarán recursos propios de una emergencia médica y de rescate, es decir, kits de emergencia médica que incluyen: botiquines de primeros auxilios; implementos de manejos de heridas (vendas triangulares, vendas elásticas, vendas rígidas, vendas de gasas, apósitos, desinfectantes) y equipos de curación (tijeras y pinzas).

Además, hay que pensar que no solo es la intervención médica de primer orden que se presta en ese momento, sino también, las subsecuentes curaciones que van a ser necesarias. Otros implementos médicos que se requerirán para salvar víctimas con fracturas son: cabestrillos, arneses, eslingas, palas, zapapicos, etc.

En ese momento, muchos de los albergues que son activados y prestarán la ayuda necesaria no cuentan con recursos para atender a los albergados. Por lo que se necesitan: alimentos no perecibles y que no impliquen cocción; agua potable para: consumo, aseo personal y limpieza en general; colchones; sabanas y ropa para diferentes sexos.

Durante las 72 horas tempranas es necesario verificar cuál es la infraestructura instalada para los albergues, así como considerar que se requieren tanques de polietileno para reservar agua, los mismos que luego se podrán utilizar como duchas para los próximos albergados. Además, se deben tener tanqueros para movilizar el líquido vital hacia la zona del siniestro.

Otra de las necesidades en este tipo de desastres son las: cocinas o cocinetas para la cocción de alimentos, enseres para la alimentación: platos, cubiertos, tazas o jarros, etc.

Posterior a las 72 horas del siniestro empezará: la fase tardía del desastre: que durará alrededor de 10 días o más. En ese periodo, los albergues se están estableciendo y es necesario enseres para cocción de alimentos como: granos secos, arroz, fideos u otros.

Durante esta etapa también es necesaria la ayuda de: vituallas, kits de aseo personal, papel higiénico, pañales para niños y adultos, toallas sanitarias. Por lo general, en esta fase ya se tiene un aproximado de la cantidad de albergados y las necesidades básicas tanto de salud física como mental.

Además, hay que tomar en cuenta las condiciones climáticas de la zona afectada, pues se necesita: mosquiteros, repelentes y químicos desinfectantes para combatir plagas como: moscas, mosquitos, zancudos u otros.

Durante esta fase también personal forense debe ayudar en la tarea de registro de cadáveres, ya que por las condiciones climáticas y para evitar epidemias es necesario sepultar a los cadáveres; pero conservando un registro dactilar y de ADN en caso de que familiares requieran saber dónde se encuentran sepultados sus seres queridos.

En este periodo también para dar una sensación de alivio es necesario que el Gobierno Nacional, así como los seccionales establezcan la puesta en marcha de los servicios básicos: luz, agua, alcantarillado y teléfono.

Después de esta etapa se establecerá la fase de recuperación y reconstrucción, donde serán necesarios equipos de arquitectura e ingeniería para realizar análisis de daños y proceder con las readecuaciones necesarias. Durante este periodo será importante que la ayuda a los albergues se intensifique con ayuda psicológica y soporte psicopedagógico.

B.P. UDLA

Prefectura del guayas