Controles de opacidad de gases en Quito ha sido incrementado

Según información de la Secretaría de Ambiente, la cantidad de vehículos inspeccionados se ha incrementado considerablemente pasando de 13.072 en el 2015 a 20.975 en el año 2016, representando un aumento de alrededor de un 60%, lo cual significa una mayor cobertura de control al parque vehicular del Distrito. Los controles de opacidad tuvieron un incremento significativo que pasó de 1.553 en el año 2015 a 3.616 en el año 2016.

El inicio de controles de opacidad para los vehículos de carga en el mes de septiembre de 2016 es de especial importancia ya que este tipo de vehículos constituye un importante porcentaje (aproximadamente 60%) del parque automotor a diésel del Distrito.

La cantidad de vehículos particulares citados mantiene una tendencia decreciente entre el año 2015 y 2016. El porcentaje de citación al momento de inspección en el 2016 es de 32% en comparación al año 2015 que fue de 63%.

El porcentaje de citación para buses al momento de ser inspeccionados tuvo una reducción de 2% entre el año 2015 (33%) y 2016 (31%).

El fortalecimiento de los controles aleatorios para el transporte escolar produjo un incremento en la cantidad de vehículos inspeccionados ya que en el año 2015 hubo 522 vehículos inspeccionados frente a 2.007 vehículos escolares revisados en el año 2016.

La información generada a través de los controles aleatorios en vía pública ha permitido la identificación de las principales problemáticas en los distintos tipos de vehículos que se controlan. Por ejemplo, en transporte público y escolar el principal problema es el no cumplimiento con los límites máximos permisibles de opacidad; en el caso de vehículos de carga, datos preliminares han determinado que no cumplen con la revisión técnica vehicular.

La identificación de los principales problemas en los distintos tipos de vehículos controlados entre 2015 y 2016 permite la generación de propuestas normativas y políticas que permitan mejorar tanto los índices de seguridad de los vehículos como la posibilidad de reducir el impacto ambiental por emisiones a la calidad del aire en el Distrito Metropolitano.

 Fuente y foto: MDMQ