Construcción de la Plataforma Financiera fue aprobada por la anterior administración municipal de Quito

El 24 de abril de 2014 la anterior administración municipal aprobó en segundo debate la Ordenanza que aprueba la construcción de la Plataforma Gubernamental de Gestión Financiera. El 9 de mayo de 2014, la mencionada Ordenanza fue suscrita y entró en vigencia desde esa fecha.

 

Mediante esa aprobación se dio el visto bueno a los planos de construcción del proyecto y además se estableció que el constructor debía realizar un desvío al colector que existía en ese lugar. Frente a una infraestructura tan grande, debía incrementarse la capacidad del drenaje. Esta obra era responsabilidad de la empresa constructora.

 

Esa obra, el desvío de dicho colector, todavía no ha sido entregada a la EPMAPS, como corresponde. Justamente, ese es el desvío del colector que tras la intensa lluvia registrada el lunes 15 de mayo tuvo inconvenientes y generó las inundaciones en el sector”, informó el Alcalde Mauricio Rodas en la entrevista de los miércoles con las radios de la Capital.

 

El informe técnico realizado por la EPMAPS determinó que la acumulación de agua se debió al taponamiento de los sumideros  del desvío de colector. Esta obra, ejecutada por la empresa constructora de la Plataforma Gubernamental, estaba tapado con material de construcción y escombros que impidieron que el agua lluvia fluyera con normalidad. 

 

Ante la inundación de la Plataforma Financiera, la EPMAPS atendió la situación con un equipo conformado por dos hidrosuccionadoras y 13 personas,  entre técnicos, operadores y trabajadores.

Personal técnico y operativo de la EPMAPS permanece alerta para atender cualquier eventualidad como resultado del inverno más severo de los últimos 30 años.

 

“Todos vimos que además del problema en el desvío del colector, se produjeron filtraciones en las paredes, en los techos y en esto, evidentemente, nada tienen que ver los colectores. Es un tema en el cual la empresa constructora tiene que dar explicaciones”, señaló el Alcalde.

 

A propósito de este tema y la época invernal, el Alcalde Rodas informó que el Municipio de Quito, a través de la Epmaps, se encuentra construyendo una serie de nuevos colectores para reforzar el sistema de alcantarillado de la ciudad.

En las próximas semanas, el Municipio de Quito entregará a la ciudadanía el nuevo colector de la Plaza Indoamérica, que prevendrá futuras acumulaciones de agua en el paso deprimido de la Universidad Central. Este proyecto se suma a los cuatro colectores recientemente entregados a la ciudadanía: colector Pucará en Calderón, el colector Gualaquiza en el Parque Bicentenario, el colector de refuerzo San Lorenzo en la parroquia de La Concepción, el colector Iñaquito.

Además en el valle de Tumbaco, el Municipio de Quito iniciará en las próximas semanas el colector Tumbaco–Vía Interoceánica, con una inversión de 4,5 millones de dólares. Y en el segundo semestre del 2017 se iniciará la construcción  del colector Runachanga de la Jipijapa y el colector Jatunghuayco en Nayón.

El Municipio de Quito también anunció que en el 2018 se iniciará la construcción del colector Mirador.Esta obra tiene un costo de 2 millones de dólares y previene de forma definitiva los problemas de saturación de agua en el deprimido de la Y. Los estudios de construcción ya están en plena ejecución.

De esta forma, el Municipio de Quito ejecuta obras de prevención en beneficio de los quiteños. Hacemos un llamado a la ciudadanía para que no bote basura, escombros o material de construcción al espacio público, y así prevenir inundaciones.

Fuente y foto: MDMQ

NdeR: Queda la duda sobre los grandes caudales de agua, que en varios videos en redes sociales se pudo observar, descendían de la parte superior de la enorme construcción (presumiblemente de la terraza) e inundaba el interior. ¿Estos chorros de agua tienen que ver con el mantenimiento y obras de la ciudad de Quito (a la altura de la calle y bajo esta) o es un problema de la construcción y de los constructores de aquella edificación (en sus partes altas) y con ello, responsabilidad de los contratantes?

Se ha descalificado, por billonésima vez, en redes sociales, al Alcalde de Quito, esta vez: por una obra del gobierno de turno. Ataques inmisericordes de la gente de la Revolución Ciudadana de Alianza País, especialmente reconocidas cuentas de trolls,  tanto del movimiento verde como seguidores de la alcaldía anterior contra el Alcalde.

Por su parte, Mauricio Rodas y sus muy acostumbradas, conocidas, tenues, asustadas y tibias respuestas, su movimiento Suma y sus cuentas aliadas, consideradas también trolls en redes, han contraatacado, ensuciando las redes, sin ningún beneficio para la ciudadanía.

La verdadera historia es  de carácter técnico y de ninguna manera político.

Sería muy importante esperar una reacción de carácter legal de todas las partes involucradas, así como medidas que remedien los problemas que han aparecido.

En breve,  sería muy acertado que el Cabildo Quiteño, tome las medidas pertinentes de orden técnico, constructivo y que aplique las sanciones correspondientes en el supuesto caso de que se haya saltado pasos, omitido acciones que en el corto y largo plazo afectan a los usuarios y empleados gubernamentales, de Quito y del Ecuador entero, que allí buscan un servicio o prestan sus labores diarias y permanentes.

Se ansía también. que el gobierno ecuatoriano provoque una investigación de aspectos técnicos, financieros, compras públicas, arquitecturales;  de ingeniería sanitaria, civil, eléctrica, con el fin de garantizar la transparencia de procesos, la seguridad de la edificación, salvaguardar y precautear los dineros públicos invertidos y sobre todo la vida de quienes permanecen largas jornadas bajo tal colosal estructura. Que aunque en gustos y colores, no discuten los doctores, en esta redacción consideramos un aporte negativo al ornato de Quito.

Mal se haría en politizar un tema como el presente y viendo más allá, sería inhumano e imperdonable que cualquier tipo de fallas que puedan ser detectadas en este mismo momento, puedan ser la causa de que vidas humanas se pierdan en un futuro.