Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Curiosidades, Destacados, Mundo

El color enriquece y también refleja la opulencia. Rusia desde los 1900‏

La opulencia
Posted: 3 mayo, 2016 a las 9:40 am   /   by   /   comments (0)

En nuestras latitudes hemos estado acostumbrados a ver fotos de gente rusa desde los años 1900, en las cuales todo se veía gris, negro y blanco. Nos había quedado grabada la idea de que en esos lares, tan alejados de nuestra vida cotidiana, todo era sombrío, triste, paupérrimo.

Las imágenes que nos han llegado, por varias generaciones han sembrado aquella idea de que ‘el enemigo del desarrollo’ es decir el comunismo, era una especie de reducción de la riqueza para todos.

Sin embargo, al haberles devuelto el colorido a estas imágenes, ya podemos ser testigos fehacientes de que no toda la sociedad vivía en condiciones difíciles, siempre han existido clases opulentas, autos fuera de serie, jerarquías no solamente de poder sino de ostentación. Era el pueblo, como siempre, el que muy de lejos, seguía sometido a la carencia.

La opulencia

El avance de la tecnología y el cambio de la cosmovisión de los pueblos empuja vertiginosamente a un reflejo más exacto de la realidad histórica del mundo. Es muy sabido que varios historiadores transmitieron sus ‘verdades’ desde su mirada, desde sus intereses, desde la conveniencia de sus grupos de poder.

Entre todo lo que hemos perdido al aprender la Historia desde los escritos, podemos constatar que no nos han permitido asimilar la belleza de cada una de las culturas, la problemática social real, la lucha de clases, los pro y los contras.La opulencia
Los grupos de poder, de todo el mundo, con sus tratados y luego con sus medios de comunicación han contaminado la percepción de los pueblos con una visión única, su visión. El resultado ha sido una sociedad llena de dogmas y confundida entre aspiraciones dignas, de todo ser de buena fe y manipulaciones oscuras, de grupos de poder.

Nos educaron y nos siguen educando para ser seguidores, empleados, obreros. Nunca para ser emprendedores, líderes. El capital siempre se reservó para dinastías. Dinastías que nunca fueron superiores en inteligencia, voluntad o principios, a ningún otro ser humano pero que sus cadenas de poder, poco transparente, les han permitido hacerse del dinero resultante del trabajo productivo de los otros a través de un poder usurpado y el abuso de las ventajas de una venenosa mezcla ambiciones y leyes que han causado opresión, represión y explotación.

Esta mezquindad va perdiendo fuerza.

De a poco, los pueblos van abriendo su mente, la tecnología acorta distancias y tiempo. Las nuevas generaciones serán mucho más libres de tantas ataduras y tendrán un razonamiento y un juicio mucho más vasto de argumentos. Queda en ellos la decisión de forjar un mundo diferente o seguir en este círculo vicioso en que ‘el hombre siga siendo el lobo del hombre”.

La opulencia