Newsletter subscribe
Prefectura del guayas

Destacados, Ecuador, Salud y Belleza

El chocho reduce la glicemia en casos de diabetes tipo II, lo demuestran investigadores de la UTE

Posted: 15 mayo, 2018 a las 12:00 pm   /   by   /   comments (0)

El consumo de chocho (lupinus mutabilis sweet) disminuye los niveles de azúcar (glicemia) en casos de diabetes tipo II. Esta fue la hipótesis que los investigadores del Centro de Investigación Biomédica (Cenbio) de la UTE se establecieron demostrar a nivel celular y molecular. Luego de tres meses de trabajo en los laboratorios de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, la respuesta es positiva.

“Teníamos evidencia sobre el efecto sobre la glicemia que demuestran que consumir leguminosas (chochos) disminuye el azúcar en la sangre en pacientes con diabetes o prediabetes. Lo que no sabíamos era el mecanismo de acción y ese fue el objetivo de esta fase del estudio”, explica Manuel Baldeón, Director de Cenbio.

Esta investigación se enmarca en un eje del centro que pretende analizar la eficacia del chocho andino en el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2. Desde agosto a octubre de 2017, Erika Muñoz, investigadora del Centro, trabajó junto a Elvira de Mejía, una reconocida especialista en Ciencias de la Alimentación y Nutrición de la Universidad de Illinois,  para analizar en modelos celulares, el mecanismo de acción hipoglucemiante de esta leguminosa.

“Llevamos harina de chocho para generar péptidos que permitan probar su efecto en adipocitos para observar si favorecía al consumo de glucosa y hepatocitos, si frenaba la producción de glucosa”, comenta Muñoz.

A través de una aproximación sistemática se evaluó a los fármacos que actualmente tratan la enfermedad (sitagliptina, insulina y metformina) y se enfocaron en los tres mecanismos de acción: inhibición de encimas para la disminución de glucosa, aumento de sensibilidad del transportador de insulina a nivel celular, e inhibición de gluconeogénesis (producción de glucosa).

En la primera prueba se demostró que el péptido, derivado del chocho, inhibe a la encima DPP-IV  y que combinado con el uso de insulina “iguala o supera los resultados obtenidos con la sitaglidina”, explica Baldeón.

En la segunda prueba, se demostró aumenta la sensibilidad del receptor de insulina dentro de la célula causando que el transportador se aproxime a la membrana celular para permitir el paso de insulina. Por último, con células hepáticas se encontró que el péptido del chocho digerido frena la producción de glucosa, como lo hace la metformina.

“Esto significa que los péptidos, producto de la digestión de la harina del chocho, inhiben la enzima DPP-IV, incrementan la sensibilidad del receptor de la insulina e inhiben la gluconeogénesis in vitro, tal como lo hacen los fármacos”, afirma Muñoz.

Los resultados fueron publicados en la revista indizada ‘Journal of Functional Foods’ en abril de 2018 por su importancia y relevancia científica. Como señala Baldeón, la investigación da luz sobre el tratamiento a pacientes con la enfermedad ya que, incluir este tipo de alimentos en su dieta más los medicamentos puede mejorar el estilo de vida y en el caso de personas sin la enfermedad, “sin duda, el consumo regular reducirá el riesgo”.

En base a estudios internacionales, y basado en un revisión global a diciembre de 2018, se recomienda un consumo de 100 gramos (un puñado) de leguminosas (chochos, habas, fréjol) por día al menos tres veces a la semana para tener un efecto positivo en la salud de la persona.

Con este artículo la UTE termina una fase clave en la línea de investigación sobre el chocho e inician una nueva fase para determinar similares funciones en otras leguminosas. En este artículo se identificaron péptidos con funciones fisiológicas que abren nuevas posibilidades de estudio y aplicación Biomédica.

 

Prefectura del guayas