Más de 3.500 metros cúbicos de aguas lluvias fueron evacuados en Naranjal – Guayas, gracias a una bomba flotante

La Prefectura del Guayas trasladó una bomba flotante hasta el recinto Nuevo Porvenir para evitar la pérdida de 700 hectáreas de cultivos en este y otros recintos aledaños de la parroquia Santa Rosa de Flandes.

Con una moderna bomba flotante que absorbe 160 metros cúbicos por hora, la Prefectura del Guayas pone a buen recaudo cerca de 700 hectáreas cultivadas en los recintos Nuevo Porvenir y Puerto Baquerizo, de la parroquia Santa Rosa de Flandes, en Naranjal, donde las lluvias no han dado tregua a los agricultores de esta zona, donde no existe un sistema de drenaje que permita la evacuación del agua estancada.

“Cuando hemos tenido este tipo de problemas, la Prefectura siempre nos ha ayudado. El año pasado en el sector El Rosario nos ayudaron con esta bomba”, recordó Carlos Ortega, presidente de la Junta Parroquial Santa Rosa de Flandes, quien además señaló que esta intervención permite precautelar más de 700 hectáreas cultivadas de cacao, plátano y arroz.

En el sector viven aproximadamente 1.200 personas, en su mayoría agricultores, los que en su desesperación, antes que llegara la bomba flotante, optaron por contratar maquinarias para hacer canales de drenaje y muros de contención que eviten la pérdida de sus plantaciones durante la etapa invernal.

César Lliguín Barrera, de 81 años, cuenta que el año pasado no pudo rescatar sus cultivos de cacao de las que obtuvo sólo 15 libras durante tres meses. “Barbachita no más, en 500 matas se recogen por lo menos 3 quintales”, indicó.

Por ello, este año optó por construir un muro de contención y abrir un canal de 500 metros para que facilite la evacuación de las aguas lluvias.  “Este zanjón sirve para muchas personas porque si no el agua estuviese detenida”.

Lliguín se refiere al cauce donde converge el líquido y está instalada, desde el  lunes 20 de febrero, la máquina succionadora que, a la fecha, ha logrado evacuar más de 3.500 metros cúbicos de agua estancada.

Al igual que Lliguín, Víctor Barreto, de 37 años, manifestó su malestar por la falta de conductos de drenaje en el sector. “Yo también hice un canal, pero no me ha servido de mucho, porque todas las aguas de arriba desembocan en mi canal, pero gracias a Dios, la Prefectura trajo esta máquina y se facilita el desfogue del agua sin malograr los cultivos”, recalcó.

Ambos agricultores comentan que las pérdidas económicas han sido en años anteriores incalculables. “Las primeras lluvias de enero y febrero nos dejaron a punto de colapsar, no teníamos más recursos, recibimos la ayuda de Prefectura con la bomba flotante con la que hemos rescatado gran parte de nuestros cultivos de plátano y cacao”, ratificó Barreto.

Datos relevantes

001 La Prefectura trasladó una bomba flotante hasta el recinto Nuevo Porvenir para evitar la pérdida de 700 hectáreas de cultivos.

002 La bomba absorbe 160 metros cúbicos por hora.

003 El agua de las fuertes lluvias registradas esta semana se quedó estancada en el recinto Nuevo Porvenir.

004 “Gracias a Dios, la Prefectura trajo esta máquina y se facilita el desfogue del agua sin malograr los cultivos”, recalcó Víctor Barreto.

005 En la zona no existe un sistema de drenaje que permita la evacuación del agua estancada.

006 Las lluvias no han dado tregua a los agricultores y forman grandes espejos de agua.

Fuente y foto: Prefectura del Guayas